Geoportal FIPRODEFO > Plan de Ordenamiento Forestal Metropolitano (POFMET) > Guia de plagas forestales urbanas > Enfermedades > Tizón de fuego bacteriano (Erwinia amylovora)

Clasificación

Reino: Bacteria
Fillum: Proteobacteria
Clase: Grammaproteobacteria
Orden: Enterobacteriales
Familia: Enterobacteriaceae
Género: Erwinia
Especie: amylovora
Nombre Científico: Erwinia amylovora (Burrill 1882) Winslow et al. 1920

Tipo de daño: Tizón de fuego
Zona del daño: Tallo, ramas

Se ha reportado la presencia del tizón de fuego en varias regiones del estado de Jalisco.

Tejocote (Crataegus spp)., Membrillo (Cydonia spp)., Nispero (Eriobotrya spp)., Manzanos (Malus spp), Espino de fuego (Pyracantha spp). y perales (Pyrus spp.).

Es una enfermedad de gran importancia que ataca principalmente a plantas de frutas pomáceas de la familia Rosaceae.

 

El tizón de fuego o fuego bacteriano es una enfermedad causada por una bacteria; la cual es un organismo unicelular en forma de bastón que tiene un flagelo para desplazarse.

Los síntomas de la enfermedad suelen aparecer a principio de la primavera, cuando está presente la floración, ya que las flores son órganos idóneos para la introducción de la bacteria en la planta. Se desarrolla a una temperatura de entre 18 a 30°C con una humedad mayor de 70%; estas condiciones ambientales se pueden presentar en temporada de frecuencia de tormentas, en plena floración. Esta puede ser diseminada por insectos, viento o lluvia.

Su nombre hace alusión al efecto parduzco y necrótico de las ramillas, flores, hojas y frutos, como si hubieran sido quemadas con fuego. Las flores se secan y se ven de un color naranja a negruzco, y los pedúnculos podrán tener un exudado en gotas. Las hojas infectadas se marchitan al igual que los frutos, pero permanecen en el árbol durante un tiempo. En la corteza de las ramillas se forman cancros deprimidos de color pardo a negro.

Es una de las enfermedades más graves de frutales de pepita. Los daños son muy extensos especialmente en variedades sensibles que pueden producir la muerte en un periodo corto de tiempo.

Se han probado algunos aceites esenciales que tienen un efecto inhibitorio en el desarrollo del tizón de fuego. Se ha probado que el aceite esencial de Tomillo (Thymbra spicata) con un nombre comercial registrado como Bio Zell-200-B,  en algunos experimentos en Turquía han mostrado una reducción significativa del 64% en el tizón de fuego y en Alemania se han hecho pruebas en algunos cultivares donde se ha reducido la enfermedad hasta en un 84%.

Como medidas preventivas se deben evitar la introducción de material vegetal de zonas con presencia de tizón de fuego. Se debe de monitorear las plantas principalmente en época de floración, después de las tormentas y entre junio y septiembre cuando se da el crecimiento vegetativo, en búsqueda de los primeros síntomas de la enfermedad; una vez detectados los primeros síntomas se deben realizar las podas de las ramillas afectadas, desinfectando los utensilios entre cortes, y controlar la fertilización para evitar el exceso de nutrientes.