Geoportal FIPRODEFO > Plan de Ordenamiento Forestal Metropolitano (POFMET) > Guia de plagas forestales urbanas > Enfermedades > Virus de la tristeza de los citricos (Closterovirus sp.)

Clasificación

Reino: Virus y Viroides
Fillum: Virus
Clase: Grupo IV Virus ARN monocatenario positivo
Orden: ARN virus sentido positivo de cadena simple no asignado
Familia: Closteroviridae
Género: Closterovirus
Especie: Citrus Tristeza Virus (CTV000)

Tipo de daño: Virus de la Tristeza en Cítricos (VTC)
Zona del daño: en tronco, ramas, en hojas, en frutos

Es una enfermedad que ha tenido un alto impacto en el cultivo de cítricos alrededor del mundo y se detectó por primera vez en 1983 en México, en el estado de Tamaulipas. Su principal vector es el pulgón Toxoptera citricida y en su ausencia la transmite el Aphis gossypii y la enfermedad ataca principalmente a injertos de naranjo agrío. Este virus probablemente se originó en Malasia y en otros países del Sudeste Asiático.

Es la especie más compleja del género, es de forma filamentosa y están formados por ácido ribonucleico.

Se transmite por medio de material infectado, principalmente en cítricos injertados en patrones de Citrus aurantium.

Citrus spp. y Fortunella spp., entre los más sensibles son el mandarino (Citrus reticulata), naranjo dulce (C. sinensis), limonero (C. latifolia), y limón (C. limon).

La detección se puede realizar mediante pruebas serológicas, biológicas y moleculares. Aunque los canales en la corteza son muy característicos de la enfermedad.

Causa una tristeza o decaimiento, acanaladuras o picaduras del tallo, y amarillamiento. Esto puede derivar en la generación de cavidades bajo la corteza, ocasionar un menor rendimiento del árbol y por lo tanto un fruto de baja calidad. En cepas agresivas, causa la muerte del árbol.

Es un virus que causa un decaimiento, defoliación, y la muerte en la mayoría de los casos.

No existe control de la enfermedad, más que la eliminación de los individuos dañados. Se requiere plantar variedades resistentes para evitar la infección y medidas estrictas de cuarentena, donde se detecte la enfermedad. Se debe realizar principalmente el control de los áfidos vectores para evitar que se extienda la infección. Se ha probado que plantar individuos infectados con cepas del virus no tan agresivas, puede evitar la infección con otras cepas más riesgosas, principalmente donde se haya detectado la enfermedad y se requieran tomar medidas drásticas.