Geoportal FIPRODEFO > Plan de Ordenamiento Forestal Metropolitano (POFMET) > Guia de plagas forestales urbanas > Enfermedades > Cancro del eucalipto (Chrysoporthe cubensis)

Clasificación

Reino: Fungi
División: Ascomycota
Clase: Sordariomycetes
Orden: Diaporthales
Familia: Cryphonectriaceae
Género: Chrysoporthe
Especie: cubensis
Nombre Científico: Chrysoporthe cubensis (Bruner) Gryzenhout & M.J. Wingfield (2004)

Tipo de daño: Pudrición
Zona del daño: en tronco

Es un hongo que causa la formación de cancros, en el tallo y es uno de los problemas más severos de salud en los eucaliptos; ya que reduce el crecimiento y deforma el tronco. Dicha enfermedad tiene una distribución geográfica amplia, debido a que sigue la distribución de sus hospedantes; los eucaliptos de ambiente tropical.

 

Las características morfológicas que ayudan a su identificación son; cuerpos fructíferos reducidos, de color naranja, cuello apical largo, gris pardo-negro; las estructuras asexuales donde contienen los conidios que liberan las esporas generalmente en forma de pera, con cuellos atenuados de color gris, pardo-negro; la fase del ciclo de vida sexual (teleomorfo) tiene crecimiento óptimo en lugares con precipitación pluvial superior a 2 000 mm anuales y temperatura media de 30 C°; y con ascosporas con ápices afilados.

 

 

Las esporas del hongo son llevadas por el viento o las gotas de lluvia, pueden penetrar en forma directa en el hospedante, principalmente por las áreas más suaves de la corteza, es decir por los puntos entre las placas de corteza. La infección se presenta en floema, causa la muerte de células y forma un cancro, como respuesta a dicha infección se presenta formación de gomosis y la corteza se fractura en líneas; en el interior la madera se torna de color café oscuro. El árbol puede limitar la infección y entonces formar tejido de cicatrización alrededor del área dañada.

Eucalyptus grandis, E. tereticornis, E. urophylla. En el mundo afecta a numerosas especies de eucalipto.

Macroscópicamente el hongo se observa como manchas oscuras, con una textura de pelos finos, las áreas con estas estructuras pueden medir hasta unos 50 cm de diámetro y se reconocen a varios metros de distancia.

Al ser infectados, los arboles presentan hojas de tamaño reducido, muerte de ramas y proliferación de rebrotes en las partes sanas que están por debajo de las áreas dañadas.

En arboles susceptibles se tiene una muerte repentina que no alcanza a colapsar el tejido de la corteza, en arboles más resistentes se tiene un colapso y un avance más lento de la infección.

La principal opción de manejo para este patógeno es la selección de especies o variedades resistentes al patógeno.