Geoportal FIPRODEFO > Plan de Ordenamiento Forestal Metropolitano (POFMET) > Guia de plagas forestales urbanas > Plagas > Mosquita blanca del ficus (Singhiella simplex)

Clasificación

Reino: Animalia
Fillum: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Hemiptera
Suborden: Sternorrhyncha
Familia: Aleyrodidae
Género: Singhiella
Especie: simplex
Nombre científico: Singhiella simplex (Singh, 1931)

Tipo de daño: Succionador de savia
Zona del daño: hojas

Las mosquitas blancas pertenecen a la familia Aleyrodidae (Hemiptera: Sternorrhyncha). Estos hemípteros dañan los cultivos al extraer grandes cantidades de savia del floema, lo cual puede resultar en reducciones en el rendimiento mayores al 50%. Además, son vectores de virus causantes de enfermedades. La fauna mexicana de mosquitas blancas consiste de 67 especies en 27 géneros. El género Singhiella, incluye 31 especies. En México sólo se había registrado a S. citrifolii. Por su parte, S. simplex, es una mosquita blanca de las higueras originada en la región Oriental (India, Taiwán, Camboya, Tailandia)

Las alas son de color blanco con una tenue banda marrón a lo ancho de las alas. Las etapas inmaduras (huevos, ninfas y pupas) se pueden encontrar en el envés de las hojas. Las ninfas son ovales, planas, y relativamente translucidas. Las pupas son ovales, planas, con los ojos rojos y miden cerca de 1.3 mm de largo por 1mm de ancho.

Los huevos los ponen generalmente en el envés de la hoja, eclosionan en ninfas móviles moviéndose alrededor de la hoja hasta que comienzan a alimentarse. Desde entonces hasta que emergen como adultos, son inmóviles permaneciendo en el mismo lugar en la planta.

Todas las moscas blancas tienen seis etapas de desarrollo: huevo; cuatro estadios larvales, siendo el cuarto estadío larvario conocido como pupa y adulto. La biología de Singhiella simplex ha sido recientemente estudiada. por Legaspi et al. (2011). Presenta 3 generaciones al año.

De las especies de Ficus presentes en el Área Metropolitana de Guadalajara S. simplex se sabe que está asociado con los siguientes hospederos: Higuera hoja de lira (Ficus lyrata), Alii (F. maclellandii), Laurel de la India (F. microcarpa), e Higuera llorona (Ficus benjamina).

No es fácil de detectar en infestaciones bajas. Cuando el ataque ya está más avanzado, el follaje se torna de color verde amarillento y hay varios insectos pequeños de color blanco sobrevolando alrededor al agitar las hojas. En casos severos el árbol pierde las hojas completamente.

La mosca blanca del Ficus se alimenta principalmente de las hojas (haz y envés) de sus plantas hospederas, por lo que el daño directo que causa es la succión constante de savia. Por otro lado, puede cubrir porciones considerables de follaje, dándole un mal aspecto, lo que demerita la condición estética de los árboles; en infestaciones fuertes el follaje se aprecia notoriamente clorótico. La defoliación es un síntoma de infestación por mosquita blanca.

Las mosquitas blancas del ficus pueden afectar de cuatro maneras a las plantas.

  1. Mediante la alimentación directa en floema, induciendo clorosis y abscisión de hojas.
  2. La producción de mielecilla, la cual se convierte en un medio de crecimiento de cenicilla que puede reducir el rendimiento, al disminuir las tasas de fotosíntesis.
  3. Succiona la savia de los tejidos vegetales con el aparato bucal picador chupador en forma de aguja o estilete.
  4. Como vectores de virus.

Se ha registrado un gran número de enemigos naturales para S. simplex, incluidos: los parasitoides Encarsia tricolor Foerster (Hymenoptera: Aphelinidae), Encarsia protransvena y Amitus bennetti (Platygastridae); depredadores como Chrysopa spp. (Neuroptera: Chrysopidae): y las mariquitas depredadoras Harmonia axyridis (Coleoptera: Coccinellidae), Olla-v-nigrum, Exochomus children, Chilocorus nigritis y Curinus coeruleus. Varios hongos patógenos han sido aislados de S. simplex, Paecilomyces lilacinus, y Lecanicillium sp., Fusarium sp., y Aspergillus sp.

Control Biológico

Se han observado varios depredadores y parasitoides en los jardines por lo que proteger a los enemigos naturales puede ser un componente crítico para el control de esta plaga a largo plazo.

Control Químico.

La recomendación actual es mojar o bañar el suelo alrededor de la base del árbol con un producto que contenga como ingrediente activo algún neonicotinoide como clothianidin, dinotefuran, imidacloprid o thiamethoxam; así como aceite hortícola y jabón insecticida.