Geoportal FIPRODEFO > Plan de Ordenamiento Forestal Metropolitano (POFMET) > Guia de plagas forestales urbanas > Plagas > Termita subterránea (Reticulitermes sp.)

Clasificación

Reino: Animalia
Fillum: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Blattodea
Infraorden: Isoptera
Familia: Rhinotermitidae
Subfamilia: Heterotermitinae
Género: Reticulitermes (Holmgren, 1913)
Especie: sp.
Nombre científico: Reticulitermes sp.

Tipo de daño: Consumidor de Madera
Zona del daño: fuste y ramas

Reticulitermes sp. es una termita que comúnmente vive en lugares subtropicales a templados

Las termitas son insectos hemimetábolos, lo cual significa que pasan por etapa de huevo, ninfa y adulto.

En estado adulto tiene tres formas o castas: obreras, soldados y reproductores, estos últimos a su vez están divididos en reproductores primarios los cuales son aquellos machos y hembras que poseen alas, y los reproductores que no tienen alas pueden ser secundarios o terciarios.

Los reproductores secundarios y terciarios viven en el interior del nido y son de color blanco o crema. Su rol principal es ayudar a la reina con la reproducción y son a la vez la copia de seguridad de la colonia, también pueden en un momento dado reemplazarla a la reina en caso de lesión o muerte de la misma.

A diferencia de otros insectos sociales, como hormigas y abejas, si uno de los reproductores suplementarios o de las termitas obreras se aíslan de la colonia principal, pueden fundar una nueva colonia.

Las obreras constituyen la mayor parte de la colonia y son las encargadas de realizar todo el trabajo: ir en busca de comida, alimentar a las otras castas, acicalar a la reina, construir y dar mantenimiento a túneles y refugios. Son las principales responsables del daño económico.

Los soldados son muy parecidos a las obreras en color y apariencia general a excepción de la cabeza que está bien desarrollada al igual que las mandíbulas. Son los encargados de defender la colonia contra invasores y enemigos, principalmente hormigas y otras termitas. A su vez estos dependen de las obreras para alimentarse y acicalarse, ya que, al poseer mandíbulas más grandes no pueden hacerlo por si mismas.

Los soldados de Reticulitermes sp. son muy parecidos a los soldados de Heterotermes, excepto que las mandíbulas de los soldados de Reticulitermes son más gruesas y curvas en sus bases y puntas.

Machos y hembras aladas, vuelan distancias cortas. Son voladores poco hábiles por lo que deben confiar más en las corrientes de viento para transportarlos a nuevos hábitats.

Durante el proceso de apareamiento, las hembras y machos se emparejan con feromonas, las parejas que sobreviven, aterrizan y pierden las alas, buscan refugio debajo de rocas o de otros materiales húmedos. La pareja formará un nido antes de aparearse, primero la hembra pondrá pocos huevos y el macho le ayudará a cuidar de ellos y las ninfas. La colonia se estabiliza cuando la reina alcanza la máxima producción de huevos.

Cualquier árbol puede ser un hospedero potencial.

 

La mayoría de las veces se puede observar la infestación cuando las termitas aladas vuelan en busca de pareja. El daño en la madera frecuentemente no se nota en su superficie y la madera parece intacta, pues la degradación es mayormente interna.

Estas especies pueden consumir madera viva o procesada por lo que tienen gran importancia por el daño que pueden causar a edificaciones, plantaciones y cultivos agrícolas, con grandes pérdidas económicas.

Vigilancia Sanitaria:

Realizar monitoreos periódicos al cultivo en busca de enfermedades fungosas, como la gomosis, virales, como la psorosis, que pueden hacer más susceptibles a los árboles al ataque por termitas. Hacer el tratamiento respectivo o retirar el árbol enfermo.

Control biológico:

Algunos organismos usados en el control son bacterias como Bacillus thuringiensis y Serratia marcensces, también los hongos Beauveria bassiana y Metarhizium anisopliae; sin embargo, el grupo más prometedor son las hormigas, especialmente en ambientes rurales.

Los cebos tóxicos se basan en la eliminación de colonias mediante atrayentes alimentarios que contienen compuestos tóxicos como hexaflumuron, sulfuramida e hydramethylnon.

Control químico:

Una vez detectada la plaga en troncos o raíces, se pueden realizar en la base de los árboles o en la zona de plateo, aplicaciones de un insecticida lo cual puede brindar protección por unos 2 a 3 meses, dependiendo de la densidad de población de las termitas.

El ácido bórico se ha utilizado para controlar varios insectos, incluidas las termitas. Este es un compuesto inorgánico de acción lenta. Aplicado en cebos y baja cantidad es más efectivo

El ácido acético (CH3COOH) y fórmico (HCOOH) son líquidos orgánicos que podrían usarse como compuestos tóxicos de bajo impacto ambiental para el control de termitas.