Geoportal FIPRODEFO > Plan de Ordenamiento Forestal Metropolitano (POFMET) > Guia de plagas forestales urbanas > Plagas > Piojo harinoso de cola larga (Pseudococcus longispinus)

Clasificación

Reino: Animalia
Fillum: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Hemiptera
Suborden: Sternorrhyncha
Familia: Pseudococcidae
Género: Pseudococcus
Especie: longispinus
Nombre científico: Pseudococcus longispinus (Targioni Tozzetti, 1867)

Tipo de daño: chupador de savia
Zona del daño: fuste, ramas y fruto.

El piojo harinoso de cola larga es originario de las regiones tropicales y subtropicales, pero actualmente se ha propagado por todo el mundo.

El cuerpo alargado de la hembra es de 2.5-4.0 de largo, amarillo, con una franja dorsal pardusca y cubierta de polvo ceroso blanco. Tiene 17 pares de filamentos de cera marginales. El par anal, que es más largo, puede exceder la longitud total de la plaga (de ahí su nombre vernáculo). Las antenas tienen 8 segmentos.

Los huevos son de color amarillo pajizo al principio y adquieren un color más intenso antes de la eclosión. Los huevos pueden eclosionar tan pronto como se ponen, dando la impresión de que nacen más jóvenes que eclosionan. Se ponen menos huevos cuando hace mucho frio o calor, 25° es la temperatura óptima. Se han observado de 20 a 240 huevos por hembra en condiciones de laboratorio.

Las ninfas son insectos aplanados, ovales, amarillo claro, de seis patas, con cuerpo liso. Poco después de comenzar a alimentarse, exudan una cubierta blanca y cerosa sobre sus cuerpos, dándoles una apariencia harinosa.

La hembra adulta, es un insecto ovalado y cubierto con filamentos cerosos. Las hembras viven de dos a tres meses. El macho es un insecto pequeño alado, necesario para la reproducción pero que vive solo unos pocos días.

La hembra pone 75-200 huevos (dependiendo de la planta hospedera) y una generación se completa en aproximadamente seis semanas a 26ºC. Las ninfas de la tercera etapa también pueden ser inseminadas, pero ovipositan solo después de haber mudado a las hembras. Las cifras de plagas alcanzan su punto máximo a principios del verano, disminuyendo en otoño e invierno. Las ninfas del primer instar pueden dispersarse por medio del viento. Las grandes poblaciones a menudo son atendidas por hormigas, que no parecen afectar el número de P. longispinus, pero dificultan sus enemigos naturales.

Son polífagos, infestan más de 100 tipos de plantas; entre ellas chirimoya, palma de coco, manzano, yuca, aguacate, ciruelo, melocotón, guayabo, pera, cítricos.

En infestaciones graves de P. longispinus aparecen como masas blancas cerosas, en los tallos, frutos y a lo largo de las venas en el envés de las hojas. Aparecen gotas de miel, producto de la alimentación de la cochinilla; estas secreciones de miel permiten el desarrollo de fumagina, que ensucia las hojas, tallo y frutos.

La cochinilla harinosa de cola larga tiene piezas bucales perforadoras, se alimenta insertando piezas bucales delgadas en los tejidos de las plantas chupando la savia. Las partes de la planta pueden ser moteadas, rizadas o marchitadas. Las infestaciones reducen el vigor y el crecimiento del follaje de la planta, a su vez esto reduce la belleza de la planta y afecta la comerciabilidad.

La contaminación de la planta con miel y fumagina impide el intercambio de gases y la fotosíntesis, esto reduce la productividad de la planta y a veces causa la caída prematura de las hojas.

El escarabajo coccinélido Cryptolaemus montrouzeri y las avispas parasitoides Tetracnemoidea sydneyensis y T. peregrina.

Control Biológico

Liberaciones de los himenópteros parasitoides Tetracnemoidea sydneyensis y T. peregrina, asistidos por el coccinélido depredador Cryptolaemus montrouzieri han demostrado ser eficaces en el control de la cochinilla algodonosa de cola larga.

Aplicación de hongos entomopatogenos Metarhizium y Beauveria, ha mostrado resultados promisorios en plantas con alto grado de infestación al reducir los tamaños poblacionales en la planta, y la severidad con que estaban afectados.