Geoportal FIPRODEFO > Plan de Ordenamiento Forestal Metropolitano (POFMET) > Guia de plagas forestales urbanas > Plagas > Gallina ciega o nixticuil (Phyllophaga rubella)

Clasificación

Reino: Animalia
Fillum: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Coleoptera
Suborden: Polyphaga
Familia: Scarabaeidae
Subfamilia: Melolonthinae
Género: Phyllophaaga
Especie: rubella
Nombre científico: Phyllophaga rubella (Harris, 1827)

Tipo de daño: Defoliador y rizófago
Zona del daño: hojas y raíz

Este insecto es un factor importante de mortalidad de plántulas y plantas jóvenes.

Los huevecillos son de forma oval, que miden 2 mm de largo por 1 mm de ancho, de color blanco aperlado.

Las larvas son gusanos curvos blancos de cabeza color café, maduras miden 30 mm de longitud. Las cuales viven en el suelo alimentándose de las raíces.

Las pupas, tienen los apéndices visibles y no están plegados al cuerpo, color café pálido.

Los adultos son escarabajos de forma oval, alargada, que miden de 12. 8 mm de longitud; son de color café rojizo, con setas cortas en todo el cuerpo; antenas de tipo lamelado con 10 artejos, los últimos tres aplanados y alargados hacia un lado.

El ciclo de vida es muy largo, llegando a durar entre uno a dos años, dicho ciclo comienza con la ovoposición de los huevecillos en el suelo, cerca de las raíces de las plantas, durando aproximadamente 15 días. Las larvas pasan por 6 a 8 instares con una duración variable de 9 a 21 meses, dependiendo de la especie; mientras que las larvas jóvenes producen pocos daños, las más viejas son las más agresivas. Cuando las larvas finalizan su alimentación, todo el contenido intestinal es volcado y se produce un tipo de celda en el suelo, entrando en diapausa antes de pasar al estadío de pupa; este instar dura un poco más de un mes, entre 3 a 6 semanas.

Finalmente, al inicio de las lluvias, los adultos son estimulados a salir para copular y, consecuentemente, ovipositar y volver a iniciar el ciclo.

Varias especies de pinos (Pinus spp.).

 

Los daños iniciales no son visibles en la zona aérea de la planta, pues los instares uno y dos de las larvas se alimentan sólo de algunos pelos radiculares y materia orgánicas. Cuando se pasa al siguiente estadío, las larvas comienzan a alimentarse de las raíces más grandes de las plantas, lo que después se manifiesta como marchitamiento y un desarrollo trunco.

El daño que provocan es al alimentarse y es de dos tipos; en forma de larva se alimenta de las raíces, debilitando las plántulas o arboles jóvenes, lo que en la mayoría der los casos ocasiona la muerte de ellos. Los adultos generan daño al alimentarse de follaje, causando defoliación al hospedero.

El ataque intenso de la gallina ciega puede ocasionar, crecimientos raquíticos, derribamiento de las matas, bajos rendimientos y la muerte de plántulas pequeñas.

Control Biológico

Existen cepas de hongos entomopatógenos de los géneros Metarrhizium Bauveria que son eficaces en el control de la gallina ciega.

El daño lo provocan las larvas al alimentarse de las raíces de una gran variedad de cultivos agrícolas, arbolado urbano, especies tropicales y forestales, en casos de ataque muy severos pueden llegar a matar la planta.

Los enemigos naturales con los que cuenta son principalmente del tipo parasitoide, como lo son las moscas de la familia Pyrgotidae que parasitan al adulto de la gallina ciega en pleno vuelo; también las avispas de las familias Pelecinidae, Scoliidae y Tiphiidae.

Control Biológico

Consiste en el uso de hongos entomopatógenos (Beauveria bassiana y Metarhizium anisopliae), bacterias como Bacillus popilliae y el nematodo Heterorhabditis bacteriophora para controlar las larvas de gallina ciega, sobre todo las larvas del primer instar.

 

Control Químico

La aplicación de insecticidas granulados aplicados al suelo, ayuda a que puedan llegar a las profundidades donde se encuentran las larvas de gallina ciega. Por otro lado, Imidacloprid es muy soluble, lo que permite su aplicación a través del sistema de riego. Entre otros insecticidas que se utilizan para el control de esta plaga están: Carbofuran, Terbufos, Teflutrina, y Clorpirifos.