Geoportal FIPRODEFO > Plan de Ordenamiento Forestal Metropolitano (POFMET) > Guia de plagas forestales urbanas > Plagas > Cochinilla acanalada (Icerya purchasi)

Clasificación

Reino: Animalia
Fillum: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Hemiptera
Suborden: Sternorrhyncha
Familia: Monophlebidae
Género: Icerya
Especie: purchasi
Nombre científico: Icerya purchasi Maskell

Tipo de daño: chupador de savia
Zona del daño: fuste, ramas y hojas.

Procedente de Australia y extendida en todo el mundo, la cochinilla acanalada se desarrolla a la perfección en todas las regiones subtropicales y tropicales. Tiene una incidencia especialmente importante donde no existe su principal depredador.

La hembra adulta mide de 6 a 10 mm incluyendo el ovisaco. Su cuerpo es rojo-naranja con patas y antenas negras. Tiene forma ovoide y largos pelos blancos rodeando el cuerpo. Alrededor del abdomen se desarrollan filamentos céreos compactos que forman el ovisaco, de color blanco con acanaladuras, lleno de huevos, de 200 a 500. Son hermafroditas y puede autofecundarse. El hermafroditismo es una característica poco común entre los insectos.

El macho efímero, muy difícil de ver en la naturaleza, tiene un aspecto completamente diferente al de las hembras, tanto que no parece una cochinilla tal como las conocemos. El macho es alado, con dos grandes antenas, piezas bucales completamente atrofiadas y un par de alas bien desarrolladas.

Los huevos miden entre 500-700 micras; son elípticos, de color rosado y depositados en grupo siempre debajo del ovisaco protegidos de depredadores, de parásitos y de condiciones ambientales adversas.

Las ninfas tienen tres fases y son móviles en todos sus estadíos excepto el último, justo antes de transformarse en adulto.

 

Posee tres generaciones al año. Se desarrolla sobre todo desde la primavera al otoño. Los ovisacos se pueden observar todo el año.

Las larvas se sitúan en el envés de las hojas a lo largo de los nervios. Las hembras adultas se sitúan tanto en la periferia como en el interior del árbol, donde se fijan a los brotes, ramas leñosas, e incluso al tronco. Luego comienzan a producir el ovisaco. En el interior del ovisaco se van depositando los huevos conforme se van formando, ya que la puesta es escalonada.

Puede atacar fuertemente a cítricos (citrus sp.) y varias otras especies de plantas ornamentales.

Debilitamiento por succion de savia y por la gran cantidad de melaza que llega a segregar, a la que se une la negrilla, que reduce la superficie fotosintética de las hojas. Si el ataque es muy fuerte, el árbol puede morir.

Tiene un aparato bucal picador y chupador que utiliza para perforar la planta y succionar su savia. Puede afectar a numerosas plantas leñosas. Vive en colonias y es fácil verlo agrupado a lo largo de las ramas. Los daños los ocasiona debido a la melaza que segrega, sobre la que se desarrolla la fumagina. El primer estadio emite gotas de melaza por un largo tubo céreo que surge del anillo anal. El 2o y 3o estadios proyectan a presión gotitas de melaza. Sobre esta melaza se desarrolla la fumagina y el árbol muestra sus hojas ennegrecidas, con las ramas blancas por los ovisacos que las cubren.

Al extraer la savia y por las toxinas de su saliva la planta se debilita mucho, pudiendo llegar a secarse las ramas e incluso la totalidad del árbol.

Icerya purchasi tiene un depredador natural: el coccinélido Rodolia cardinalis, insecto masticador que devora gran cantidad de huevos, ninfas y adultos de cochinilla. El control biológico de cochinilla mediante sueltas de Rodolia es uno de los mayores éxitos de esta forma de control que se utilizó por primera vez en California en el año 1888, fundamentalmente en cultivos de cítricos. En condiciones normales, una vez introducida Rodolia su dinámica poblacional se adapta a la de Icerya y mantiene a las poblaciones controladas.