Geoportal FIPRODEFO > Plan de Ordenamiento Forestal Metropolitano (POFMET) > Guia de plagas forestales urbanas > Plagas > Cochinilla cerosa de la higuera (Ceroplastes rusci)

Clasificación

Reino: Animalia
Fillum: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Hemiptera
Suborden: Sternorrhyncha
Familia: Coccidae
Género: Ceroplastes
Especie: rusci
Nombre científico: Ceroplastes rusci

Tipo de daño: Succionador de savia
Zona del daño: brotes, ramas y frutos

Son insectos que están cubiertos por una capa gruesa y suave de cera, se ha reportado su presencia en varios países de África, Asia, norte de Australia, Europa y en América ha sido vista en EUA, México, El Caribe, Argentina, Brasil, Guyana y Uruguay.

 

La hembra adulta es de color gris violáceo, aspecto ceroso, globosa y forma semiesférica, con 8 placas laterales rectangulares, 3 a cada lado, una delante, otra atrás y una central de forma octogonal con una depresión en el centro. Su tamaño aproximado es de 4 a 5 mm de largo, por 3 a 4 mm de ancho y 2 a 3 mm de altura. A medida que envejecen este caparazón se torna liso y pardo marrón en toda su superficie. El huevo es color marrón, de forma elíptica y de unos 0,3 mm de longitud.

Las ninfas neonatas son de color marrón anaranjado, elípticas y móviles. El primer estadio larvario es también móvil, de menor tamaño que los siguientes, de color anaranjado con flecos céreos blanquecinos que cubren todo el perímetro de la base, agrupados en mechones, presentando dos más en la parte superior. En los siguientes estadios, estos mechones van evolucionando y poco a poco desaparecen hasta formarse las correspondientes placas del caparazón definitivo. Igualmente, el color anaranjado va apagándose hasta convertirse en el gris violáceo de la hembra adulta. Tiene gran capacidad de dispersión. Solo los primeros instar ninfales son capaces de caminar; ellos son los responsables de localizar un sitio apropiado para alimentación y para lograr dispersarse, ayudados por el viento y animales. Los machos adultos son alados y pueden volar, pero tienen un corto tiempo de vida.

Ceroplastes rusci es bisexual y tiene una a dos generaciones cada año. La fecundidad es influenciada por la medida de la hembra y usualmente varía de 800 a 1500 huevos por hembra. La mayoría de la reproducción se logra partenogenéticamente (asexualmente), pues los machos son raros en el género Ceroplastes. Las hembras pasan a través de cuatro instars durante su ciclo de vida: tres estados inmaduros y el adulto. El invierno lo pasa el insecto en forma de ninfa resguardada en las rugosidades de la madera, aunque en algunas zonas lo hace en estado adulto. Al llegar la primavera reanuda su actividad, adquiere la madurez sexual y, a mediados de esta estación, hace la puesta y nacen las ninfas.

Se puede encontrar en todas las plantas del género Ficus pero también se ha reportado en muchas otras especies de árboles de diferentes familias:

Mango (Mangifera indica), Chirimoya (Anona cherimoya), Guanabana (Anona muricata), Laurel (Laurus nobilis), Aguacate (Persea americana), Guayabo (Psidium guajava), Platanus (Platanus orientalis), Grevilea (Grevillea orientalis), Naranjo agrio (Citrus aurantum), Limón (Citrus lemon), Litchi (Litchi chinensis), Jaboncillo (Sapindus saponaria), Vid o parra (Vitis vinífera), entre otras.

Las hojas y frutos se muestran llenos de los caparazones de las hembras de esta cochinilla. La mayoría de las veces en ataques fuertes se observan emisiones de melaza y presencia de negrilla o cenicilla.

Estos insectos secretan grandes cantidades de miel, las áreas de abajo y alrededor de la planta se cubren con esta sustancia brillante y pegajosa. Moho negro parecido al hollín crece sobre el líquido azucarado, dando una mala apariencia a la planta y sus alrededores.

Una alta infestación puede despojar al anfitrión de suficiente savia para causar una caída prematura de la hoja y muerte de las ramas que puede matar a la planta.

En árboles de alto valor e infestados severamente se recomienda el uso de insecticidas de contacto, disueltos en agua y mezclados con aceites minerales ligeros, estos últimos permiten que el insecticida alcance el cuerpo del insecto.

Si la aspersión del insecticida no es viable, se pude recurrir a la endoterapia, en la cual se inyecta el insecticida en el árbol y los insectos al consumir la savia se intoxican y mueren.

Como alternativa también se puede usar tierra de diatomeas. Las diatomeas son algas unicelulares fosilizadas que cuentan con una cobertura de sílice. Esta cobertura, al entrar en contacto con el insecto, perfora su capa de queratina provocando su muerte por deshidratación.

El producto es como un polvo blanco, parecido al talco, que se aplica generalmente espolvoreado, aunque también se puede diluir para hacer más fácil ciertas aplicaciones.

 

Los parasitoides como Scutellista sp., Metaphicus flavus y M. lounsburyi entre otros, ejercen un papel importante en el control de la cochinilla. Sus larvas se desarrollan bajo el escudo, devorando sus huevos. Para hacerse una idea del nivel de parasitismo se deben observar orificios de salida en las cochinillas adultas.

 

La avispa parasitoide Scutellista cyanea