Geoportal FIPRODEFO > Plan de Ordenamiento Forestal Metropolitano (POFMET) > Guia de plagas forestales urbanas > Plagas > Hormiga carpintera (Camponotus spp.)

Clasificación

Reino: Animalia
Fillum: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Hymenoptera
Suborden: Apocrita
Familia: Formicidae
Subfamilia: Heterotermitinae
Género: Camponotus
Especie: spp.
Nombre científico: Camponotus spp.

Tipo de daño: Consumidor de madera
Zona del daño: fuste

Las hormigas carpinteras son comunes en América, Europa y en otras partes del mundo. Como las hormigas carpinteras causan daño en las áreas de madera donde anidan, su presencia puede ser fácilmente confundida con infestación de termitas.

Se instala en maderas húmedas y techos para vivir. Necesita de calor, humedad y refugio como todo insecto, y no cava galerías para comer la madera si no para usarlas como vivienda.

Las hormigas carpinteras son polimorfas. Es decir que hay diversidad de tamaños en las obreras de la colonia. Usualmente solo hay una reina con alas por cada colonia. El macho y la hembra con alas aparecen cuando la colonia está madura, normalmente después de tres o cuatro años.

Los huevos de estas hormigas miden 3 mm de largo, son de forma ovalada y de un color crema.

Las larvas no poseen patas.

Su ciclo comienza con el vuelo nupcial, el que usualmente ocurre a finales de la primavera o a principios de verano, dependiendo de los factores del medio ambiente. Durante el vuelo nupcial los zánganos (machos con alas) y las princesas (hembras con alas) aparecen; después que la princesa es fecundada, ella pierde sus alas y el zángano muere. La princesa busca luego un nuevo sitio para construir su colonia, generalmente en una hendidura de una estructura de madera. Ella misma sella la entrada para quedar atrapada en la cámara y poner los huevos, lo que hace en un término aproximado de 15 días.

Durante ese tiempo, la reina usa sus reservas de grasa almacenada y los músculos de las alas para alimentarse y alimentar a su cría. La reina le provee comida a las jóvenes hormigas a través de la secreción de las glándulas salivales hasta que ellas se convierten en obreras y son capaces de salir a buscar comída, la reina solo cuida su primera cría. Cuando se convierten en obreras, serán ellas quienes cuiden las crías sucesivas.

La vida de las hormigas carpinteras se estiman en 60 días desde el huevo a la etapa adulta. La etapa de huevo toma aproximadamente 24 días, la de larva 20 días y la de crisálida 21 días.

El único rol de la reina de las hormigas carpinteras es poner huevos; tan pronto las obreras maduran, ellas toman la responsabilidad de cuidar la colonia. Ellas buscan comida, se ocupan de las larvas y las crisálidas y excavan galerías para agrandar y expandir su nido. Cuando varias generaciones de obreras maduran, se dividen las funciones y aparecen dos castas: las de mayor tamaño serán los soldados y su rol es proteger el nido; las de menor tamaño buscarán la comida y atenderán a las jóvenes. Cuando la colonia contiene más de 2,000 obreras, la reina empieza a producir zánganos y princesas, quienes se irán de su colonia y formarán nuevos hormigueros. Una colonia típica posee una reina y de 200 a 450 hormigas con alas que se aparean durante la primavera.

Cualquier especie de árbol muerto o que ya ha tenido algún daño mecánico y que queda la madera al descubierto, puede ser un potencial hospedero de la hormiga carpintera.

Se detecta su presencia porque se observan restos de polvo fino de madera (aserrín), a veces se ven cadáveres de hormigas junto al aserrín, se ven transitando por los alrededores del nido, también se les puede observar en el jardín alimentándose de las secreciones azucaradas de cochinillas, pulgones, moscas blancas, etc. A medida que crece la población de hormigas, estas infestan más plantas con estos hemípteros para tener más comida.

Los daños que causan las hormigas carpinteras se deben a la construcción de sus nidos. Ellas escarban para hacer “galerías” y para que la reina ponga sus huevos y las hormigas jóvenes puedan desarrollarse. A diferencia de las termitas y las larvas de algunos escarabajos, las hormigas carpinteras no se alimentan de la madera; sólo escarban dentro de ella para construir sus nidos. Las obreras de las hormigas carpinteras prefieren vivir en la madera húmeda.

El daño que causan las hormigas carpinteras no es tan severo como el que causan las termitas, sin embargo, los nidos de estas hormigas pueden causar muchos daños a lo largo de los años. Con el tiempo, el número de miembros de la colonia crece y su expansión también aumenta en la madera causando daños mayores. Para distinguir una infestación de hormigas carpinteras de una de termitas es importante observar el hueco hecho en la madera, es decir, el nido. Las hormigas carpinteras son limpias y brillan las galerías de madera, de modo que éstas parecen suaves por dentro; las galerías de las termitas contienen gran cantidad de tierra y barro.

Los nidos son construidos en la madera muerta de árboles, así como también en las maderas de construcciones que se encuentran afectadas por algún tipo de proceso degradativo o maderas sanas pero muy blandas. También pueden vivir en las paredes o los cimientos de las casas.

Algunas aves

Control Cultural

Inspeccione estructuras y patios cercanos para ver si hay nidos. Una vez se hayan identificado las áreas con problemas, las áreas con niveles de humedad alta deben ser ventiladas o drenadas. Cambie la madera dañada por hormigas carpinteras, otros insectos, u organismos que provocan pudrición. Mantenga la leña lejos de su casa y separada del suelo. Llene y repare grietas y hendiduras en las estructuras. Repare tubos agujereados y quite la basura de los canales de agua para evitar que el agua de lluvia se acumule, y repare y limpie la chimenea.

Control Químico

Los pesticidas naturales son usados para atraer, atrapar y matar hormigas. Resultan efectivos en pocas semanas y es mejor usarlos de noche, cuando las obreras están activas buscando comida. Estos pesticidas vienen en forma de cebo y contienen una substancia dulce que atrae a las hormigas. Deben colocarse en el camino(s) que las hormigas usan para ir de su nido a su fuente de comida, así las obreras llevarán el veneno a la colonia para distribuirlo entre la reina, las larvas y las otras obreras, causándoles en pocos días la muerte. Pero si las hormigas han construido nidos satélites en sitios separados, la efectividad de los químicos tomará un poco más de tiempo puesto que las obreras deberán llevar el veneno a toda la colonia para que resulte efectivo.

Entre los muchos pesticidas disponibles en el mercado, el ácido bórico es uno de los más efectivos para el control de las hormigas carpinteras y de otras especies. Para que la mezcla de este cebo sea efectiva, no se debe secar ni evaporar. Para evitar que esto ocurra, debe ser suministrado en la dosis correcta, pues si no se hace correctamente no tendrá la capacidad de eliminar la colonia. Aún más: si el daño es severo, lo mejor es consultar con un profesional. El profesional puede mezclar venenos químicos y no químicos para matar la reina, las obreras, las larvas y los huevos de toda la colonia y así eliminar la colonia entera.