Geoportal FIPRODEFO > Plan de Ordenamiento Forestal Metropolitano (POFMET) > Guia de plagas forestales urbanas > Plagas > Hormiga arriera (Atta mexicana)

Clasificación

Reino: Animalia
Fillum: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Hymenoptera
Suborden: Apocrita
Familia: Formicidae
Subfamilia: Myrmicinae
Género: Atta
Especie: mexicana
Nombre científico: Atta mexicana (Fabricius, 1805)

Tipo de daño: Defoliador
Zona del daño: hojas

La hormiga arriera se incluye dentro del grupo de insectos sociales con mayor grado de desarrollo y organización. Sus colonias están formadas por una reina fértil y fecunda; la cual, con un tamaño varias veces mayor que el de sus obreras, es la encargada de la reproducción y puede vivir por muchos años.

El alimento de las colonias de Atta lo constituyen diferentes especies de hongos. Estos hongos son cultivados en el interior del nido en jardines formados a partir de pedazos pequeños de hojas, cortados y transportados por obreras desde la vegetación que rodea el hormiguero. La apariencia del hongo es parecida a la de piedra pómez y se desintegra fácilmente al tacto.

En el hormiguero existe un polimorfismo (muchas formas) marcado, como consecuencia de las adaptaciones de las hormigas a distintas tareas.

Obreras: ocupan el mayor porcentaje de individuos de la colonia, estas a su vez están subdivididas en otras seis castas: Exploradoras; son las encargadas de seleccionar el material vegetal a cortar y deben guiar a las forrajeras. Cortadoras; estas se encargan de hacer los caminos de forrajeo y dan mantenimiento al vertedero de desechos. Cargadoras; estas transportan el material vegetal desde donde es cortado hasta el interior del nido. Escoteras; son las encargadas de limpiar el material recién cortado para prevenir la entrada de cuerpos extraños o de otros insectos. Jardineras: son las que dan mantenimiento a las cámaras fúngicas, protegen a la reina, cortan los trozos vegetales en pequeños pedazos y cultivan el hongo con el que se alimentarán.

La reina es la que establece el hormiguero, la de mayor tamaño y la más longeva pudiendo vivir hasta 20 años.

Hembras aladas, son las encargadas de preservar la especie, después de ser fecundadas durante el vuelo nupcial, se convertirán en nuevas reinas y fundarán sus propias colonias.

Machos alados, solo aparecen en la época de apareamiento y su única labor es fertilizar a las hembras aladas, mueren en el suelo horas después de lograr su cometido.

Después del vuelo nupcial, la reina fecundada de 6-8 horas excava el canal y cámara inicial. A las 48 horas de excavar regurgita el hongo y lo riega con sus heces. A los 4-6 días inicia la postura de huevos normales y de alimentación. A los 30 días del vuelo nupcial salen las primeras larvas. A los 52-60 días del vuelo nupcial, salen las primeras pupas y adultos. El hongo presenta forma de pequeñas bolitas, este es el único alimento de las obreras menores adultas. Las larvas son alimentadas con los huevos de alimentación, solamente cuando el hongo es grande pasa a ser alimento del hormiguero. Después salen las operarias medias que abren el túnel al exterior. A partir de ese momento el hongo es alimentado de hojas. El desarrollo completo del hormiguero dura 3 años, en ese momento son producidos los primeros machos y hembras alados.

Son ampliamente polífagas, aunque llegan a mostrar preferencia por algunas especies de plantas.

Uno de los efectos notables causados por la colonización de la hormiga arriera es la aparición de nidos u hormigueros que se distinguen por la presencia de montículos de tierra suelta, producto de excavaciones en el suelo para construir subterráneamente el nido.

En áreas urbanas, además de invadir las áreas verdes, causando gran defoliación de la vegetación situada en los alrededores del nido ocasionan desestabilización en el piso que soporta paredes, muros, postes de energía y juegos infantiles, entre otros pudiendo causar su caída.

Tienen un alto impacto en el arbolado debido a que un hormiguero adulto puede consumir entre 50 y 150 kilos de hojas por día.

En ambientes urbanos no cuenta con enemigos naturales.

Se puede controlar con la aplicación de productos formulados con Metarhizium anisople, Beauveria bassiana, Trichoderma harzianum, o Heterhabditis bacteriophora.