Geoportal FIPRODEFO > Plan de Ordenamiento Forestal Metropolitano (POFMET) > Guia de plagas forestales urbanas > Plagas > Escama de nieve (Unaspis citri)

Clasificación

Reino: Animalia
Fillum: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Hemiptera
Suborden: Sternorrhyncha
Familia: Diaspididae
Género: Unaspis
Especie: citri
Nombre científico: Unaspis citri (Comstock)

Tipo de daño: chupador de savia
Zona del daño: fuste, ramas y fruto.

La escama de nieve Unaspis citri es una de las principales plagas que atacan a los cítricos en México. El ataque de esta plaga es dirigido a cualquier parte vegetativa de los cítricos (hojas, frutos, ramas y tronco), sin embargo, es más abundante en tronco y ramas principales.

Los machos son de color blanco, muy brillante, con tres bandas paralelas extendidas longitudinalmente a lo largo del cuerpo del insecto, la cabeza termina algo estrecha en una pequeña área brillante, su tamaño es de 1 a 2 mm de largo y el color blanco que presenta externamente es una cubierta cerosa constituida de tres hilos de cera blanca dispuestos longitudinalmente a manera de prominencias, de las cuales la central es la alta y posee a cada lado un surco longitudinal que los separa de las otras prominencias.

Las hembras miden de 1.5 a 2 mm, la escama protectora del cuerpo es oval y elongada presentando una cadena longitudinal color amarillo pardo en forma de ostra o concha. Su cuerpo debajo del escudo es color rojo púrpura, anaranjado, amarillo o hasta oscuro. Son sésiles o de poca movilidad.

Los huevecillos son colocados individualmente, las ninfas emergen de 30 minutos a tres horas después; siempre emerge una ninfa antes de que el siguiente huevo sea depositado. La hembra requiere de 62.5 días para completar su desarrollo hasta adulto, mientras que el macho necesita desde 21 hasta 32 días.

Es ovoide, de color naranja brillante y aproximadamente 0,30 mm de longitud. Los huevos se colocan individualmente debajo de la cubierta protectora de la armadura de la hembra adulta y generalmente se incuban de 30 minutos a tres horas después de ser colocados. No se pone otro huevo hasta que eclosione el anterior. Durante un período de dos a tres meses, una hembra puede poner hasta 150 huevos.

Esta etapa de la vida comienza después de que el insecto escama emerge del huevo. Las ninfas se llaman "rastreadores" porque esta es la etapa de dispersión. Las ninfas son ovoides, de color amarillo brillante, con seis patas, dos antenas de cinco segmentos y dos manchas oculares opuestas lateralmente. Las ninfas son más abundantes en otoño, pero pueden ocurrir durante todo el año. Después de la primera muda, se produce la diferenciación sexual y las ninfas comienzan a formar una armadura cerosa. Los machos forman una armadura blanca y las hembras forman una armadura gris. El color blanco de la armadura del macho inmaduro es la razón del nombre descriptivo de la especie. La armadura tiene tres crestas longitudinales; Una prominente cresta central y dos crestas marginales. El macho inmaduro es de aproximadamente 1 mm de longitud. Las hembras comienzan a producir una cubierta de cera semitransparente blanca en el extremo posterior del exoesqueleto del cobertizo de la muda (también conocido como la exuvia).

Unaspis citri puede ser encontrado en Mango (Mangifera indica), Chirimoya (Annona cherimola), Camelias (Camellia japónica), evónimos (Evonymus japonicus), Palmeras (Erytrea sp.), Lima (Citrus aurantifolia), Naranjo agrio (Citrus aurantium), Limón (Citrus limon), Pomelo (Citrus maxima), Naranja Navel (Citrus sinensis), Toronja (Citrus x paradisi)

Los troncos y las ramas presentan aspecto “encalado”, la corteza se agrieta y se raja, puede secar ramas y aún la planta.

El insecto se alimenta de la savia del tronco, ramas y ocasionalmente en hojas y frutos.

Cuando un árbol llega a ser infestado y no es controlada la plaga, puede ocurrir la siguiente secuencia de eventos: reducción del vigor de la planta y de la producción de frutos, muerte de las ramas, defoliación parcial, grandes grietas en la corteza y, si persiste una alta infestación, el árbol puede morir.

Se ha observado que Unaspis citri es fuertemente parasitada por varias especies de avispas; la familia Aphelinidae con 10 especies repartidas en tres géneros, Aphytis, Encarsia y Aspidiotiphagus, y la familia Encyrtidae con un solo género, Arrhenophagus.

Entre los depredadores se encuentra la familia Coccinelidae con géneros como Exochomus, e Hyperaspis.

Como patógenos se ha reportado la presencia de los hongos Aschersonia aleyrodis y Alexopoulus sp. causando enfermedades a la escama de nieve.

Control biológico:

Existen ya algunos enemigos naturales de forma natural en la mayoría de zonas citrícolas de México. En Tecomán, Colima, se ha observado que la escama de nieve es fuertemente parasitada, sobre todo cuando se localiza en el tronco de los árboles de limón mexicano (obs. pers. Pedro Pérez Serrato). Dentro de los parasitoides, dos familias de Hymenoptera contienen especies que atacan la escama de nieve. La familia Aphelinidae con 10 especies pertenecientes a tres géneros, Aphytis, Encarsia y Aspidiotiphagus, y la familia Encyrtidae con un sólo género, Arrhenophagus. El parasitoide al emerger de la escama, deja un orificio circular sobre el cuerpo del huésped. Entre los depredadores se menciona a la familia Coccinellidae con géneros como Exochomus sp. e Hyperaspis sp. En Colima se ha observado a Chilocorus cacti alimentándose de escama de nieve. Los parasitoides y depredadores se encuentran establecidos o colonizados en la mayoría de zonas citrícolas. Por lo tanto, es importante protegerlos de las aplicaciones periódicas de insecticidas, que en su mayoría afectan drásticamente las poblaciones de insectos benéficos.

Control cultural:

La ninfa de la escama de nieve de los cítricos es la etapa de la vida móvil, es fundamental evitar la distribución de esta etapa. Las ninfas pueden ser dispersados por el viento, el equipo agrícola y los trabajadores en el campo. Una nueva investigación también ha demostrado que pueden dispersarse foréticamente al unirse a otras especies, como los insectos polinizadores, equipo agrícola, podadoras y batidoras de frutas, debe limpiarse antes de trasladarse a nuevos campos, y los trabajadores deben cepillarse la ropa antes de ingresar a un área nueva de un bosque.

Control químico:

La efectividad de los agentes de control biológico se puede reducir con la aplicación de agentes de control químico utilizados en los huertos de cítricos para combatir otras plagas de insectos. Por ejemplo, las aplicaciones de azufre utilizadas para controlar los patógenos fúngicos pueden afectar negativamente a la avispa parásita Aphytis lingnanensis.

Una herramienta importante a la hora de decidir si se debe aplicar un insecticida o no, es limpiar con un cepillo de mano una sección del tronco, para determinar si los rastreadores de la escama de nieve de los cítricos están activos y se puede revisar la misma área una semana después. La necesidad de una aplicación puede hacerse evidente cuando se observan grandes poblaciones de ninfas en parches de corteza que se habían limpiado con un cepillo la semana anterior.