Geoportal FIPRODEFO > Plan de Ordenamiento Forestal Metropolitano (POFMET) > Guia de plagas forestales urbanas > Enfermedades > Dragón amarillo de los cítricos HLB (Candidatus liberibacter)

Clasificación

Dominio: Bacteria
Fillum: Protobacteria
Clase: Alphaproteobacteria
Orden: Rhizobiales
Familia: Rhyzobiaceae
Género: Candidatus
Especie: liberibacter
Subespecies: asiaticus, africanus, americanus
Nombres Científico: Candidatus liberibacter Jagoueix et al., 1997

Tipo de daño: Huanglongbing de los cítricos “Dragón amarillo” (HLB), Greening o Reverdecimiento.
Zona del daño: en tronco, ramas, en hojas, en frutos

En México el principal vector de esta bacteria es el psílido Diaphorina citri.

 

Es una enfermedad causada por varias proteobacterias persistentes no propagativas que se producen dentro del insecto, pero no las transmiten a su descendencia, por lo que la infección sucede cuando el psílido se alimenta de un árbol infectado a uno sano.

La bacteria se transmite de una planta a otra cuando el psílido se alimenta de cítricos enfermos. Una vez dentro de los tejidos se hospeda en el floema donde bloquea o dificulta la transportación de nutrientes y agua producto de la fotosíntesis de la planta.

Naranjo agrio (Citrus × aurantium), Naranjo enano (Citrus japónica), Limon (Citrus limón), (Citrus medica), Toronja (Citrus máxima), Mandarina (Citrus reticulata), Naranjo jazmin (Murraya paniculata).

La sintomatología es evidente aproximadamente después de un año de adquirida la enfermedad. Una de las principales características, son la aparición de manchas amarillentas irregulares en las hojas, en comparación con las deficiencias nutricionales que son más uniformes.

Causa la muerte del cítrico en algunos meses o años dependiendo de la edad del hospedero. El crecimiento y desarrollo del árbol se ve mermado, y presenta brotes con zonas amarillentas; las hojas son de color amarillento de forma irregular y presentan engrosamiento de las venaciones; producen flores fuera de temporada y por lo general la mayoría se cae. Si llegan a formar frutos, son de tamaño reducido, con una mayor cantidad de acidez, altera la forma y la coloración del mismo.

Es una de las enfermedades más destructivas en el cultivo de cítricos y en zonas urbanas alrededor del mundo.

Se recomienda realizar inspecciones para detectar los síntomas de la enfermedad, y realizar un manejo oportuno del vector mediante control biológico o mediante el uso de insecticidas si las plantas solo son de ornato y no son para la alimentación. Es importante la erradicación de plantas infectadas.

Control biológico: Se pueden hacer liberaciones de avispas de las especies Tetrasticus dryii y Tamarixia radiata para el control del vector Diaphorina citri.